Amadeus 2
Election
IDT
NoticiasJudiciales.INFO tiene su cuenta en Twitter : @NJudiciales La Dra. Ana María Figueroa es la nueva Presidente de la Cámara Federal de Casación Penal Otorgó la Corte Suprema de Justicia de la Nación una medalla al Dr. Raul Zaffaroni en reconocimiento por su paso por el Alto Tribunal de la República Argentina Proponen al Dr. Roberto Manuel Carles para cubrir vacante en la Corte Suprema de Justicia de la Nación La denuncia por presunto encubrimiento en la investigación de la causa AMIA quedó radicada ante el Juez Daniel Rafecas
31 de enero de 2011 | 17:00

Menores e Imputabilidad: El Estado actual de la Hipocresía

Por la Dra. Laura Musa - Asesora General Tutelar de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires -.

Cambiar tamaño
Dra. Laura Musa

El ya reiterativo debate iniciado hace trece años con el primer proyecto de Responsabilidad Penal Juvenil, presupone una confrontación entre promover o no el cumplimiento estricto del derecho constitucional de acceso a la justicia y al debido proceso, para los adolescentes que entre los 14 y 16 años sean imputados de un delito.

Quienes rechazan esta propuesta, son aquellos que prefieren mentirse sobre una realidad, que aquí y ahora, se está desarrollando frente a nuestros ojos. En la Argentina democrática, es bueno que se sepa, hay un número significativo de adolescentes (600 aproximadamente) menores de 16 años, privados de libertad, por “delitos” que nunca serán probados ni tendrán un debido proceso en el que defenderse, presentado pruebas, recusando testigos y apelando decisiones; porque para una brutal hipocresía del lenguaje, conveniente para quienes quieren que todo siga igual, estos adolescentes son “no punibles”.

Se aprobó en el Senado, prácticamente por unanimidad, un excelente proyecto de ley, que debiera aprobarse en Diputados que sí, sacaría a los adolescentes del oscurantismo de la “protección” y de la “compasión” sin reglas.

¿Por qué quienes se esconden en argumentos simplistas y falsos que le adjudican sólo a los adolescentes pobres la comisión de delitos, prefieren para sí mismos, reglas constitucionales de procedimiento legal y para los chicos, “piedad” en institutos de menores, para cumplir condenas sin juicio previo?

¿Será que necesitan este estado de cosas para ejecutar programas de “reeducación” y llevar adelante un festival de “buenas” acciones que reproponen el denostado Patronato, mientras que para los adolescentes de clase media, la ley y los abogados obtienen la libertad inmediata planteando la ilegalidad de las medidas de privación de libertad?