Amadeus 2
Election
IDT
NoticiasJudiciales.INFO tiene su cuenta en Twitter : @NJudiciales La Dra. Ana María Figueroa es la nueva Presidente de la Cámara Federal de Casación Penal Otorgó la Corte Suprema de Justicia de la Nación una medalla al Dr. Raul Zaffaroni en reconocimiento por su paso por el Alto Tribunal de la República Argentina Proponen al Dr. Roberto Manuel Carles para cubrir vacante en la Corte Suprema de Justicia de la Nación La denuncia por presunto encubrimiento en la investigación de la causa AMIA quedó radicada ante el Juez Daniel Rafecas
10 de septiembre de 2010 | 17:00
Columnas NoticiasJudiciales.INFO

Consejo de la Magistratura: las elecciones del 15 y del 21 de Septiembre

por Alejandro Fargosi *

Cambiar tamaño
Dr. Alejandro Fargosi

Es inocultable la inseguridad jurídica que padecemos todos aunque la queramos ignorar: una inadmisible lentitud de todos los juicios; la proliferación de fallos con interpretaciones que hubiesen merecido un aplazo en la facultad; un excesivo paternalismo benefactor hacia quienes violan la ley; una actitud recesiva y casi abolicionista del derecho penal, que coloca al delincuente y no a la sociedad como eje del sistema legal, en fin, muchos son los aspectos en los que se revela la crisis de un sistema jurídico donde la ley dejó de ser obligatoria y pasó a ser una mera sugerencia.

Este fenómeno se ha agravado porque en los últimos tiempos hay atisbos de otra debilidad del sistema: la falta de fuerza en algunos jueces para poner coto a los avances del poder político, pese a que el Poder Judicial es la garantía que tiene la ciudadanía para defenderse del poderoso, cualquiera sea el país que analicemos.

Ese entorno ha influido en la elección del 31 de agosto, que eligió al representante de los abogados porteños en el Consejo de la Magistratura: pese a la lluvia, votaron 10.000 abogados, mas del doble del 2006. Y ganó la oposición a un oficialismo que venía de 5 elecciones ganadas. Algo cambió y mucho.

La propuesta que votó el 60% del electorado fue la independencia del gobierno, la profesionalidad y el fin del agravio y la difamación como métodos de diálogo.

También se votó nuestro compromiso de atender a la realidad de la abogacía en el siglo XXI, para cambiar un entorno pensado a mediados de siglo pasado, que debe ser actualizado cuanto antes, para terminar con los problemas que afectan al ejercicio cotidiano de la profesión, perjudicando a abogados, partes y jueces, en desmedro de una Justicia eficiente, ágil y útil. En ese sentido, queremos crear un Defensor del Litigante, que accederá a la cotidianeidad de todos los juzgados y permitirá al Consejo actuar preventivamente, en pos del mejor funcionamiento judicial.

Nuestra obligación es actuar profesionalmente y de acuerdo a la ley y al sentido común, sin ser cooptados por el Poder Ejecutivo, para evitar lo que ocurrió estos 4 años con el representante del sector oficialista del Colegio Público. Con esa independencia contribuiremos a que el Consejo no sea dominado por el gobierno y pueda actuar de manera objetiva y legítima al elegir ternas de jueces, o al sancionarlos, acusarlos o al reglamentar el funcionamiento de la Justicia con visión de futuro.

Pero la profesionalización y vuelta del Consejo al equilibrio que manda la Constitución sigue pendiente de dos elecciones claves.

El 15 de septiembre se elegirá a los representantes de los magistrados. Es clave que se repita el ejemplo de la abogacía y que vote una gran mayoría –o mejor, todos- los jueces. Esto es trascendental porque solo así se diluye el predominio de las minorías organizadas que medran con la poca asistencia a los comicios.

Y el 21 de septiembre será la elección del abogado que representará a sus colegas domiciliados en el interior del país. Hay varias listas que pueden confundir al electorado: se dice que tres son pro-gubernamentales, por lo que los votantes deberán tener muy en claro que Consejo quieren y cuál será la persona que realmente puede ayudar a concretarlo.

Para que nuestro país cambie, deje de tener emigrantes y vuelva a ser la tierra de oportunidades y trabajo que alguna vez fue, todos debemos hacernos cargo. Sobre todo quienes hemos tenido la suerte de recibir una educación universitaria. No se trata de hacer política activa: se trata al menos de ir a votar.

Quienes pasamos los 50 años vemos como se nos sigue yendo la vida en dilemas y discusiones que no cambian desde hace mas de 30 años. Si seguimos así, nuestros hijos y nietos solo tendrán pasado.

Demasiados de nosotros creíamos que no era necesario ocuparse de la política. Pero como dijo alguien, si nosotros no nos ocupamos de la política, la política se va a ocupar de nosotros.

El país es de todos y cada uno de nosotros. Votemos.

* elegido junto a Juan Pablo Zanetta el 31 de Agosto de 2010 para integrar el Consejo de la Magistratura.