Amadeus 1
Amadeus 2
IDT
NoticiasJudiciales.INFO tiene su cuenta en Twitter : @NJudiciales La Dra. Ana María Figueroa es la nueva Presidente de la Cámara Federal de Casación Penal Otorgó la Corte Suprema de Justicia de la Nación una medalla al Dr. Raul Zaffaroni en reconocimiento por su paso por el Alto Tribunal de la República Argentina Proponen al Dr. Roberto Manuel Carles para cubrir vacante en la Corte Suprema de Justicia de la Nación La denuncia por presunto encubrimiento en la investigación de la causa AMIA quedó radicada ante el Juez Daniel Rafecas
16 de noviembre de 2015 | 17:00

La boleta única electrónica: un paso hacia la modernidad

Por el Legislador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Héctor Huici   -Bloque PRO  -

Cambiar tamaño

El 5 de julio pasado los porteños estrenamos el mal llamado voto electrónico. En efecto, a pesar de ser popularmente conocido como tal, desde el punto de vista técnico lo correcto es decir que se trata de una boleta única electrónica. La diferencia radica en que el voto no se almacena electrónicamente sino que se imprime en un soporte físico de papel con la particularidad de que esta boleta contiene un chip que graba el voto elegido por el ciudadano y facilita de este modo el conteo. Ante cualquier falla se puede cotejar el voto contabilizado con el efectivamente emitido simplemente leyendo lo que figura impreso en el papel.

Todos los temores y críticas previas quedaron refutados por lo que ahora se reconoce como un rotundo éxito del procedimiento.

No hubo ni confusiones, ni demora, ni fraude. El sistema acaba definitivamente con algunas de las prácticas más criticadas en nuestro sistema tradicional de voto: el robo de boletas y el voto cadena. Además, facilita la fiscalización en particular a los partidos más chicos que tienen dificultad en cubrir territorialmente un distrito determinado con miles de fiscales que cuidan sus votos.

El sistema ha demostrado además ser rápido, simple, seguro y ecológico.

Tengamos en cuenta el papel ahorrado en impresión de boletas; solo como dato digamos que en las paso del 26 de abril en la Ciudad de Buenos Aires se imprimieron entre todos los partidos cien millones (sí 100.000.000) de boletas.

Desde la ley Sáenz Peña del año 1912 cambiamos los sistemas electorales y ampliamos el padrón de votantes, pero la forma de emitir el voto seguía siendo sustancialmente la misma: una boleta de papel colocada dentro de un sobre. Las recientes primarias abiertas, simultáneas y obligatorias a nivel nacional demostraron una vez más lo arcaico del sistema.  El fraude en las elecciones de Tucumán muestra la peor cara de la falta de compromiso político y gubernamental con el derecho de todos los votantes de tener la posibilidad de elegir el candidato de su preferencia y que su voto sea contabilizado en forma correcta.

El voto con boleta única electrónica es sin duda un paso hacia la modernidad y es de esperar que prontamente se extienda a todo el país. Los dirigentes políticos y gobernantes que se nieguen a implementarlo en sus distritos o a nivel nacional deberán explicarle a la sociedad por qué prefieren la antigua metodología altamente sospechada y falta de transparencia. 

Banco Ciudad Nuevo