Amadeus 1
Amadeus 2
Election
IDT
NoticiasJudiciales.INFO tiene su cuenta en Twitter : @NJudiciales La Dra. Ana María Figueroa es la nueva Presidente de la Cámara Federal de Casación Penal Otorgó la Corte Suprema de Justicia de la Nación una medalla al Dr. Raul Zaffaroni en reconocimiento por su paso por el Alto Tribunal de la República Argentina Proponen al Dr. Roberto Manuel Carles para cubrir vacante en la Corte Suprema de Justicia de la Nación La denuncia por presunto encubrimiento en la investigación de la causa AMIA quedó radicada ante el Juez Daniel Rafecas
23 de noviembre de 2009 | 17:00

Reportaje NoticiasJudiciales.INFO al Defensor General de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Dr. Mario Kestelboim

El Defensor General porteño conversó con Noticias Judiciales.INFO sobre los procesos de mediación en el ámbito porteño y criticó duramente algunas medidas dejan fuera de las audiencias a los encargados de garantizar el derecho a defensa de los requeridos.

Por Leonardo Scolpatti
Cambiar tamaño
Dr. Mario Kestelboim

El Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires implementó, hace bastante tiempo, un servicio de mediación a través de su “Oficina de Acceso a la Justicia y Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos”, con el objetivo de lograr en el ámbito porteño una justicia más rápida y eficaz y que dé respuestas, sin embargo desde la Defensoría General su titular, Dr. Mario Kestelboim, aclara que sin bien, el proceso es bueno es necesario implementar cambios a raíz de que muchas veces los integrantes de este Ministerio Público no pueden participar de las audiencias por cuestiones de organización.

¿Cuál es la posición de la Defensoría General respecto de los procesos de mediación que se vienen dando en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires?

Son procesos en los cuales estamos totalmente de acuerdo, son métodos alternativos para la resolución de conflictos, pero que tienen cuestiones que es necesario resolver.

¿Cuáles serían las cuestiones que se deberán resolver según el criterio del Ministerio Público de la Defensa?

En un primer momento nos llamó mucho la atención que, las mismas, eran notificadas mediante personal policial, a quien era el requerido o el futuro imputado. Esto se realizaba sin conocimiento por parte de la Defensa Pública. De esta manera pensábamos que se desnaturalizaba su espíritu, dado que este tipo de hechos implicaba una especie de coacción.Esto lo planteamos en el Consejo de la Magistratura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y encontramos cierta receptividad al respecto y logramos que se dejaran de hacer por parte de los agentes de la Policía Federal, para que tuvieran participación los oficiales de notificación del propio consejo, que tiene toda una oficina con este tipo de personal, al igual que existe en la Justicia Nacional, pero que en este caso dependen de la Corte Suprema de Justicia.

¿Pudieron detectar más inconvenientes?

Se comenzaron a notar otro tipo. Si bien, la mediación se realizaba por intermedio de los mediadores designados por el Consejo porteño, las audiencias eran convocadas por los fiscales, y se realizaban en sedes que no eran neutrales, que en algunos casos estaban muy alejadas de los despachos de nuestros defensores y en horarios por fuera del judicial. Toda esta situación provocaba que en muchas veces los requeridos no pudieran contar con la asistencia de la Defensa Pública.
Se debe aclarar, que dentro de todo este contexto, existe una discrepancia sobre la necesidad o no de que el Ministerio Público de la Defensa participe de esa instancia.
Para nosotros cuando lo que está en juego no es el patrimonio sino que puede ser, inclusive, la libertad, existe mucha razón para que el futuro posible imputado, este debidamente asesorado desde el primer momento, ya sea por un abogado de confianza o por un dado por el Estado.

¿Esta ausencia de la defensa técnica se daba en todos los casos de mediación?

Pudimos determinar que en todas las mediaciones penales hubo participación de la defensa, ya sea privada o pública, pero en los procesos contravencionales no.
Es claro entonces que el problema se daba en el ámbito contravencional, y comenzamos una gestión y una elaboración de un protocolo con personal de la Fiscalía General, que ya lleva 2 años, en donde no logramos ponernos de acuerdo. Los fiscales no comparten el criterio de que es indispensable la participación de la defensa en los proceso de mediación. Es la primera de todas las dificultades que hemos tenido. Cuando nos aceptan el tema es que la mediación se realiza en sedes no neutrales.
Entonces resulta que nos fijan audiencias en Villa Lugano a las 18.00, y nuestros defensores tienen un horario judicial, más allá de los que están de turno.

Pero, la posición de ustedes es la de participar, activamente en estos procesos

Los defensores deben participar desde el comienzo, en horarios acordes y cerca de los lugares en donde usualmente prestan sus funciones. Frente al fracaso de este tipo de gestiones, terminamos por pedirle al Consejo de la Magistratura que establezca en forma clara los horarios de funcionamiento y las sedes, los mismo se hizo respecto de la fiscalía y se les recordó a los defensores la obligación que tenían de concurrir a las audiencias que le fueran fijadas.
En ese contexto nos sorprendió una Resolución de la Fiscalía General del 30 de octubre pasado, en donde se tomó una actitud totalmente ilegitima de ordenar a los funcionarios de la fiscalía la posibilidad de realizar contrataciones por fuera de la defensa pública para que cuando el defensor no se presente pueda ser asistido por organismos públicos o privados que sean contratados por la fiscalía para cubrir la ausencia.
Nosotros no estamos ausentes, estamos presentes, pero no cuando, quiere y pretende el funcionario fiscal, que hace la citación. Nosotros no vamos a permitir y tolerar que se nos meta por la ventada en un sistema de privatización del servicio de Justicia.

Al momento de analizar estos procesos, se tiene una estadística, sobre cuáles son los temas o asuntos que llegan a esta instancia

Las mediaciones versan sobre tres hechos puntuales, ruidos molestos, hostigamiento y ensuciar lugares privados. Son más que contravenciones conflictos de vecindad. Acá tenemos la responsabilidad de la Legislatura que luego de 10 años no logró organizar una Justicia vecinal, si hubiera lo hubiera hecho estos temas que son netamente problemas de vecinos, se resolverían como corresponde, en lugar de convertirlas en contravenciones. Es por eso que de las 1800 causas que hubo en 2008, 1700 son por estos asuntos.

Banco ciudad 2017